Borrar
Asistentes a la concentración celebrada ayer en Monesterio. Isabel Ambrona

Familiares y vecinos de Manuela Chavero se concentran en Monesterio para pedir justicia por su muerte

La petición unánime del pueblo es que Eugenio Delgado, su presunto asesino, no salga de la cárcel

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Viernes, 10 de mayo 2024, 11:01

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

María Cintado es la última persona que vio a Manoli Chavero antes de desaparecer. La dejó en su casa el 4 de julio de 2016 a las once de la noche. Presuntamente unas horas después Eugenio Delgado la mató y por ello será juzgado desde el próximo lunes en Badajoz. María espera que la semana termine con un veredicto de culpabilidad y que el juez imponga la prisión permanente revisable, que sería la primera en Extremadura. «No vamos a descansar, pero al menos cerramos una etapa». Cintado hizo estas declaraciones este jueves rodeada de otros 70 vecinos de Monesterio que se concentraron en la plaza del pueblo al grito de 'justicia'. Los paisanos de Manoli posaron delante de un cartel que preside la plaza de este pueblo desde hace ocho años. El color de la lona está desgastado pero siguen colocando flores y velas para recordarla.

La imagen de Manoli sonriente contrasta con el escenario instalado en la misma plaza para celebrar la verbena que este sábado dará inicio a la romería de San Isidro. Por caprichos del destino las fiestas de la localidad han coincido con un juicio que seguirán todos los vecinos con atención, incluso han organizado un autobús para ir el lunes a Badajoz a la puerta de la Audiencia provincial.

La alcaldesa de Monesterio, Loli Vargas, indicó en la concentración que el estado del cartel es un fiel reflejo del desgaste que ha sufrido la familia y el municipio estos años. «El pueblo ha hecho este caso suyo y siempre ha arropado a la familia, que es muy cercana». Vargas, acompañada de los familiares de Chavero, deseó que el juicio sirva para cerrar etapas y lamentó que el padre de la víctima no haya podido ver hacer justicia a su hija, ya que falleció hace unos meses. La petición unánime de los vecinos es que Eugenio Delgado no salga de la cárcel. «Tiene treinta y pocos. Si le ponen 20, sale a los 50, qué miedo», advirtió Tere, vecina del pueblo. A su lado Cristina Villalba resumió el sentir general: «Que se pudra en la cárcel».

Probarse la agresión

En Monesterio todos han visto y leído todo lo publicado sobre el caso y son expertos en el proceso. Saben que la semana que viene debe probarse una agresión sexual para que exista la posibilidad de que sea condenado de forma permanente. Están convencidos de que se logrará.

«Él es un hombre enorme, y Manoli era pequeñita. Lo que le tuvo que hacer, lo que tuvo que pasar. Que no salga», añadió Villalba. Uno de los miedos en Monesterio es que el acusado vuelva. «Que no salga porque volvería a hacer lo mismo», remacha convencida Margot Bautista Chavero, pariente de la fallecida.

Margot explica que estos ocho años han sido muy duros. «Al principio había esperanza de que regresara. Luego ya no, y hace cuatro años tuvimos la respuesta. Ahora queda cerrarlo», dijo entre lágrimas.

Tras el juicio, además, la familia y los amigos de Manoli esperan que les entreguen los restos, que aún están retenidos como prueba. Creen que enterrarla también ayudará a ese cierre que tanto ansían, y que no significa, según insisten, que vayan a olvidarla jamás.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios