Monesterio vuelve a estar presente en el Día de las Personas Desaparecidas en Madrid

Vecinos y familiares de Manuela Chavero durante la concentración este sábado /CEDIDA
Vecinos y familiares de Manuela Chavero durante la concentración este sábado / CEDIDA

Un autobús llevó hasta la capital a una treintena de vecinos para apoyar a las familias de desaparecidos de toda España, entre las que se encuentra la de Manuela Chavero

Isabel Ambrona
ISABEL AMBRONA

Por tercer año consecutivo, Monesterio ha vuelto a estar presente en Madrid un 9 de marzo para conmemorar el 'Día de las Personas Desaparecidas sin Causa Aparente', una cita organizada por la Fundación Europea por las Personas Desaparecidas QSD Global.

Fueron alrededor de una treintena de vecinos, según confirmó a HOY Monesterio el alcalde, quienes acompañaron en este día tan señalado a la familia de Manuela Chavero, que falta de su casa desde hace ahora dos años y seis meses. Todos ellos se desplazaron hasta la capital de España en un autobús gratuito, habilitado por el ayuntamiento.

Menos diferencia al investigar

Durante la cita de este sábado, y antes de la suelta de un globo blanco por cada desaparecido, los familiares que tienen, o han tenido, a alguien en paradero desconocido clamaron que no haya diferencia «a la hora de investigar desapariciones en zonas rurales y en ciudades».

«Una diferencia que puede depender tan sólo de la fortuna de poseer un amigo político, teniente, juez o fiscal. No merecemos tanto dolor, tanto distanciamiento, tanta apatía por parte de los investigadores, sólo y únicamente pedimos flexibilidad, comprensión y empatía», destacó en un manifiesto, José Antonio Meneses, hijo de la también extremeña desaparecida Francisca Cadenas, de Hornachos.

En nombre de todos los familiares, Meneses aseguró que hay «rabia e impotencia» al comprobar que existe «una gran diferencia a la hora de investigar» desapariciones que acaban «dibujando un callejón de sufrimiento en el alma» en los familiares. «No se imaginan lo que tenemos que pasar», puntualizó.

Además de familiares de Manuela Chavero y Francisca Cadenas, desaparecida desde el 9 de mayo de 2017, acudieron a la cita familiares de Borja Lázaro, que tenía 24 años y estaba haciendo un reportaje fotográfico en Colombia cuando desapareció o la familia de Maria Dolores Sánchez Moya, que lleva sin indicios de ella desde hace 28 años de camino a la estación de Medina del Campo para coger el tren hasta su trabajo en Valladolid. La impotencia de su hermana es que nunca hubo una investigación real. También estuvieron presentes los padres de Paco Molina, de Córdoba, que lo último que supieron de su hijo es que estaba pasando la noche en casa de unos amigos. Ahora se ha reabierto el caso a raíz de una nueva línea de investigación, algo que les anima a levantarse cada día.

De todas estas desapariciones, a día de hoy hay 12.330 búsquedas en activo o casos sin resolver, de los cuales 454 son de personas mayores. Entre las activas está la de Manuela Chavero, que desapareció de su casa de Monesterio la madrugada del 4 al 5 de julio de 2016, sin dejar rastro.