isabel ambrona

Monesterio se rinde al jamón en su día grande tras dos años de espera

Centenares de personas no han dudado en viajar desde diferentes puntos de Extremadura y Andalucía para disfrutar de su producto estrella

ISABEL AMBRONA

Monesterio tenía ganas de volver a disfrutar del día grande de su feria, su Día del Jamón, tras dos años consecutivos sin poder hacerlo. Y así ha sido. Vecinos y foráneos abarrotaron desde primera hora de la mañana de este sábado, 10 de septiembre, los recintos del parque 'El Téjar', la piscina municipal y zonas ajardinadas próximas con un único objetivo: deleitarse con el sabor del mayor manjar que ofrece la dehesa extremeña y especialmente Monesterio, su jamón ibérico.

La apertura de puertas del recinto se produjo, como es habitual, bien temprano. A las 8 de la mañana decenas de vecinos se agolpaban en la entrada de la piscina municipal para participar, tal y como ya marca la tradición, en una carrera denominada por muchos como los 'San Jamón' o los 'Sanfermines del Jamón'. Una estampida de gente irrumpió tras la apertura de puertas con el único objetivo de coger el mejor sitio a la sombra para disfrutar de una jornada de convivencia y buen comer junto a familiares, amigos y conocidos.

Dos años de espera

José Enrique, vecino de Sevilla, y su grupo de amigos llevaban ya dos años esperando para ir a Monesterio a degustar su jamón en su fiesta grande. «Venimos todos los años y nos quedamos aquí todo el fin de semana de feria», ha detallado a HOY. «Lo hemos echado mucho de menos durante la pandemia, estábamos deseando que llegara este año. Aquí siempre lo pasamos estupendamente y comemos muy bien. Esto es un lujo», decía con una sonrisa en la cara.

La experiencia de José Enrique es solo una de tantas entre los centenares de personas de rincones de Extremadura y Andalucía, que cada año deciden acercarse a la ciudad del jamón a pasar un estupendo día que combina gastronomía y convivencia.

Decenas de vecinos se agolpaban a las puertas de la piscina a las 8 de la mañana para coger un buen sitio a la sombra

El reparto de unos 2.000 bocadillos de jamón, así como de sombreros de paja para mitigar las altas temperaturas registradas ayer en Monesterio, dieron el pistoletazo de salida a las actividades conmemorativas de este día que tiene como principal objetivo promocionar el producto estrella de Monesterio. También, una exhibición en directo de corte de jamón comentada por Pepe Alba sirvió para mostrar al visitante el arte de cortar jamón.

Además, como novedad este año, los asistentes pudieron maridar los productos ibéricos con cerveza artesana de Monesterio, creada especialmente para ser degustada con ellos.

Fueron repartidos unos 2.000 bocadillos de jamón y sombreros de paja para hacer más llevadero el calor a los asistentes

El jamón es el protagonista este día en Monesterio pero nada sería posible sin el trabajo y el esfuerzo de las industrias cárnicas locales, que son las que realmente impulsan este día con el trabajo conjunto con el propio Ayuntamiento. En sus estands pudieron adquirirse durante todo el día raciones de jamón ibérico, lomo en caña, chorizo, salchichón o queso. También, para los más valientes, dispusieron de piezas enteras de jamones y paletas para degustar en el propio recinto, que cuenta con mesas y sillas para ello.

Concierto

Tras la degustación de jamón, las actividades se trasladaron por la noche hasta el recinto ferial. Allí 'Cachaba' y 'Tomasito' tenían previsto ofrecer un concierto de flamenco fusionado con otros ritmos como son el pop, el rock, el hip hop y el funky.

Sin duda alguna, este día pone el broche de oro a todo un verano cargado de actividades en el que también se ha promocionado la marca Jamón de Monesterio en diferentes eventos deportivos. Si algo nos ha enseñado la pandemia es que hay que disfrutar de cada momento como si fuera el último porque no sabemos qué puede deparar el mañana.

Monesterio demostró ayer, y durante toda la feria que culminan hoy, que sabe disfrutar a lo grande. Sabe acoger al visitante y hacerlo sentir como si estuviera en su propia casa y le ofrece lo mejor de su dehesa y su despensa.