Las vecinas de las calles Sevilla, Cabarco y Zurbarán posan con una bandeja de buñuelos frente al altar, ayer por la noche. / E. AMBRONA.

Monesterio continúa un año más con la tradición de las cruces de mayo

La vecinas de las calles Sevilla, Cabarco y Zurbarán han sido este año las únicas en montar su altar portátil

ELENA AMBRONA.

Las vecinas de Monesterio continúan un año más con la tradición de montar y decorar cruces los primeos días de mayo. Flores, luces, velas y otros ornamentos hacen lucir radiantes a estos monumentos en el Día de la Cruz, que se celebra el día 3 de este recién estrenado mes y se visitan en la noche de este 2.

Así lucía en la noche de ayer el monumento de la calle Barrio de la Cruz. / E. ambrona.

Cuatro son los grupos de vecinas que este año han decidido seguir con esta costumbre en el municipio. En este sentido, se han decorado las cruces permanentes de 'El Llano', la de la calle Barrio de la Cruz, así como la conocida como 'Cruz Gorda'. Por su parte, las vecinas de la calle Zurbarán, Sevilla y Cabarco han instalado en la intersección de las tres vías un altar portátil.

A todas ellas las une el fervor por el monumento. Cada una aporta lo que tiene para el decorado, y todas ponen en común las ganas de continuar con una tradición que inunda las calles de Monesterio de macetas y flores cada primero de mayo.

Cruz de 'El Llano'. / E. AMBRONA.

Esta festividad es también un momento para la convivencia y el disfrute. De este modo, son típicas las meriendas y cenas vecinales con chocolate y dulces propios de la fecha junto a las cruces.

Los dulces típicos de esta fecha no faltan en la noche del 2 al 3 de mayo en la cena vecinal. / E. AMBRONA

'Cruz Gorda'. / E. AMBRONA.

Pese a que el número de cruces ha disminuido en los últimos años y la mayoría de artífices de los monumentos son personas mayores, Monesterio continúa un año más con esta expresión de fe.