Las II Jornadas de Convivencia implican a las familias del alumnado del instituto

Alumnos mediadores, acompañantes y equipo docente responsable durante las Jornadas /Isabel Ambrona
Alumnos mediadores, acompañantes y equipo docente responsable durante las Jornadas / Isabel Ambrona

Están enmarcadas en el proyecto 'Ayuda entre Iguales. Alumnos acompañantes', que el centro lleva aplicando desde el curso pasado

Isabel Ambrona
ISABEL AMBRONA

La prevención, detección y solución de conflictos, contando con la colaboración del alumnado, y en esta ocasión con el de las familias, es el objetivo del programa 'Ayuda entre Iguales. Alumnos acompañantes' que el Instituto de Enseñanza Secundaria 'Maestro Juan Calero' de Monesterio lleva aplicando desde el pasado curso escolar.

Dependiente de la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura, este proyecto pretende mejorar la convivencia escolar, garantizar espacios de intercambio inter-edades, establecer relaciones sanas y sugerencia de trabajo en valores.

Según ha explicado a HOY Monesterio Libania Da Silva, orientadora del instituto, «el programa está enfocado a alumnos de primero de la ESO; son sus compañeros del cuarto curso de la ESO los que actúan como mediadores, con la ayuda de los de tercero de la ESO».

Como consecuencia de este proyecto, este lunes tuvieron lugar las II Jornadas de Convivencia del 'IES Juan Calero'. Las primeras se celebraron en noviembre del pasado año, y en ella participaron compañeros del colegio 'El Llano', también de Monesterio. El recinto del Centro de Ocio 'Las Moreras' y el salón de conferencias del CID Tentudía acogieron las actividades programadas. Se llevaron a cabo dinámicas de grupo, también hubo un taller de formación con las familias. Así, madres y padres de los alumnos interesados en esta temática pudieron formarse gracias a la empresa Mediarex, especialista en resolución de conflictos y convivencia con adolescentes. Tras la formación llegó la hora del desayuno, ofrecido por la Asociación de Madres y Padres de los Alumnos, al igual que la formación.

Cada día, una actividad

Después de reponer fuerzas llegó la hora de las clases magistrales, que también forman parte de este proyecto y que cada día se desarrollan a la hora del recreo en el centro escolar, con el objetivo de mejorar la convivencia entre el alumnado.

Los lunes se imparte voleyball, los martes zumba, los miércoles juegos de rol, los jueves programas scratch y los viernes manualidades.

Durante la clase de zumba
Durante la clase de zumba / Isabel Ambrona

Según Libania desde que se aplica esta metodología en la que los propios alumnos asumen el protagonismo y la responsabilidad actuando como alumnos mediadores «han disminuido los casos que llegan al departamento de orientación».

«Es más fácil contarle qué te pasa a un igual que a nosotros», relata la orientadora, «ahora estamos más informados de lo que está ocurriendo y, además, nos llegan menos casos porque ellos mismos ya han adquirido las habilidades para resolver conflictos».

 

Fotos

Vídeos