A puño y letra. Don Casi es en la actualidad el encargado del archivo parroquial / ELENA AMBRONA

Una vida humilde entregada a los demás

Maestro y cura. Centenares de jóvenes, y ya no tan jóvenes, han crecido con sus lecciones de geografía e historia, pero también con su ejemplo

Isabel Ambrona
ISABEL AMBRONA

Solo alguien como Don Casimiro Lozano Durán, más conocido como Don Casi, puede haber sido tu profesor, haber oficiado tu matrimonio y, además, haber bautizado a tus hijos. Seguro que esta historia le es familiar a más de algún vecino de Monesterio y de pueblos de alrededor. Y es que este maestro por vocación, pero también de profesión, ha compaginado desde siempre la docencia con el sacerdocio. Su doble vertiente como párroco y educador en el municipio le ha permitido ser testigo del crecimiento de generaciones y generaciones.

Hace ya casi 40 años que el destino llevó hasta Monesterio a Don Casi. Natural de Calzadilla de los Barros, con apenas 12 años ingresó en el Seminario Diocesano 'San Atón' de Badajoz, donde estuvo hasta los 24 cursando Bachillerato y estudios en Filosofía y Teología. Terminada la Filosofía, su pasión por la enseñanza le hizo iniciar la diplomatura de Magisterio en la Escuela 'Nuestra Señora de Guadalupe', también en la capital pacense. Una formación que alternó con los cuatro años de Teología en el Seminario.

La localidad de Los Santos de Maimona fue su primer destino tras finalizar sus estudios, donde fue nombrado vicario parroquial y se implicó en la vida del pueblo. Recuerda con especial cariño su estancia en aquella localidad, la única en la que ejercería exclusivamente de sacerdote y donde también se estrenaría como maestro tras aprobar la diplomatura y posteriormente las oposiciones.

(...)

Puedes leer la información completa en HOY.es