Descartan la relación del asesino de Laura Luelmo con la desaparición de Manuela Chavero y Francisca Cadenas

Descartan la relación del asesino de Laura Luelmo con la desaparición de Manuela Chavero y Francisca Cadenas

Bernardo Montoya se encontraba en prisión cuando se perdió el rastro de estas dos extremeñas que todavía se encuentran en paradero desconocido

MELCHOR SÁIZ-PARDO y EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

La desaparición de Laura Luelmo la pasada semana puso en alerta a las fuerzas de seguridad extremeñas, que desde hace más de dos años buscan a Manuela Chavero, una mujer de 42 años que desapareció sin dejar rastro en Monesterio, que apenas dista 76 kilómetros de El Campillo (Huelva). Manuela Chavero fue vista por última vez la noche del 5 de julio de 2016 y desde entonces ha sido buscada de forma intensa por la Guardia Civil, que desplazó a los especialistas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil para tratar de esclarecer lo sucedido.

Esta circunstancia ha hecho que la búsqueda y posterior detención del autor confeso de la muerte de Laura Luelmo fuera seguida con atención desde Extremadura, pero finalmente se ha descartado esa hipotética relación porque el supuesto responsable de la muerte de El Campillo estaba en prisión cuando desapareció Manuela Chavero.

Fuentes próximas a la investigación han confirmado que Bernardo Montoya terminó de cumplir su primera condena en el año 2013 y reingresó en la cárcel en julio de 2015 tras cometer un robo con intimidación por el que fue condenado de nuevo. Desde entonces no volvió a salir de la cárcel hasta julio de este año, cuando disfrutó de su primer permiso penitenciario.

También está descartada su participación en la desaparición de Francisca Cadenas, otra extremeña de 59 años de edad a la que se busca desde que el 9 de mayo de 2017 desapareció de la localidad pacense de Hornachos. Esta población dista 65 kilómetros de Monesterio y 140 de El Campillo.

Las fuentes consultadas han explicado que desde el primer momento se rechazó la posibilidad de que Bernardo Montoya pudiese tener relación con esos dos hechos porque cuando se produjeron las desapariciones estaba en la cárcel.

Desapariciones

Los familiares de Francisca Cadenas se muestran abatidos cuando se cumplen 19 meses de la desaparición de esta extremeña. De 59 años, Cadenas se encuentra en paradero desconocido desde la noche del martes 9 de mayo de 2017 cuando salió de su casa para despedir a una familia amiga y su hija, a la que había estado cuidando durante la tarde.

Tras despedirse, retomó el camino de vuelta a su casa, situada en una calle cortada, pero nunca llegó a ella.

De cabello rubio, ojos azules y 1,70 metros de altura, la mujer vestía mallas deportivas oscuras, camiseta de manga corta rosa y zapatillas de deporte la última vez que se la vio.

También han pasado más de dos años sin saber qué pasó con Manuela Chavero.

Fue la mañana del 5 de julio de 2016 cuando un hermano y una amiga de Manuela fueron a su casa, ubicada a las afueras de Monesterio, y descubrieron que ella no estaba tras haberla llamado varias veces por teléfono y no recibir contestación.

Un día que, según ha manifestado en varias ocasiones su familia, fue para ellos el más duro de sus vidas. Manuela desapareció sin dejar rastro. Su móvil y sus llaves descansaban sobre la mesa, la televisión y las luces estaban encendidas, y su casa intacta, con su ropa del día anterior sobre la cama. Unas condiciones que siempre han hecho sospechar a su familia que alguien se la llevó.

Noticias relacionadas

 

Fotos

Vídeos