Antonia Matamoros recibe el homenaje de los Pensionistas por el Día de la Mujer

Antonia, junto a su marido, durante el homenaje /Isabel Ambrona
Antonia, junto a su marido, durante el homenaje / Isabel Ambrona

Fue escogida este año por el colectivo por dedicar toda su vida al trabajo, tanto dentro como fuera de casa, y a su «alta implicación en el tejido asociativo local»

Isabel Ambrona
ISABEL AMBRONA

Antonia Matamoros Trigo, de 73 años, ha sido este año la socia elegida por la Asociación de Pensionistas de Monesterio para recibir el homenaje con motivo del 8 de marzo, Día Internacional de Mujer, que cada año realiza este colectivo.

Acompañada por su esposo, hijos, demás familiares y amigos recibía este sábado un emotivo reconocimiento «por ser una mujer que, además de luchar mucho en la vida para levantar su casa y el negocio que a día de hoy continúa regentando, ha tenido una alta implicación en el tejido asociativo local y muy dinámica», según desgranó Juan Vasco, miembro de la directiva de la asociación.

Antonia conoció a su marido con apenas 14 años y en el año 70 decidió consagrar su unión en matrimonio. Con el traslado de su residencia a Monesterio, adquirió un terreno donde comenzó a construir poco a poco lo que hoy es una de las zonas de restauración y hospedaje más longeva del municipio, el Hotel Moya. Fruto de su matrimonio, nacieron sus cuatro hijos Juan, Antonio, Rosa y María. Con su llegada, Antonia tuvo que compaginar el trabajo, tanto dentro como fuera de casa, sacando incluso tiempo para implicarse en actividades sociales en el municipio.

Un reconocimiento muy personal

Muy agradecida y nerviosa por este homenaje, Antonia recibió ramos de flores o una placa conmemorativa, entre otros obsequios. Pero no todo fueron obsequios materiales. Más allá de eso, Antonia recordará siempre este día como un gran recuerdo. Sus hijas, Mari y Rosa le hicieron creer que no podían asistir al reconocimiento y le dieron una de las grandes sorpresas de la tarde. Le rindieron su 'personal homenaje', que consiguió incluso saltar las lágrimas de los asistentes, con un baile flamenco y el recital de una poesía que hacía referencia a las manos de una madre trabajadora y luchadora, como la suya. Sus amigas del coro parroquial también interpretaron la canción 'Resistiré', en su honor.

ARRIBA: Antonia junto a sus hijos y su marido; ABAJO A LA IZQUIERDA: Sus hijas, Rosa y Mari, durante el recital de la poesía; ABAJO A LA DERECHA: Antonia recibiendo la placa del homenaje / Isabel Ambrona

A la cita también asistió el concejal de Cultura, Juan Molina, que expresó su máximo acuerdo con la directiva de la Asociación de Pensionistas por haber elegido a Antonia para este homenaje, una elección que dijo ser «muy acertada» por representar la verdadera brecha existente en la actualidad en el hombre y la mujer, incapaz de superar a día de hoy. Molina también se dirigió a los abuelos, como la figura a la que los niños hacen más caso, por encima de sus padres, por lo que estableció que son ellos quienes deben inculcar los valores para conseguir la igualdad entre ambos sexos.

El homenaje a Antonia no fue la única actividad que realizaron nuestros mayores con motivo de Día de la Mujer. Antes, todos los socios compartieron una merienda. Después del homenaje también disfrutaron de la retransmisión de un teatro y bailes, en el Hogar del Pensionista.